viernes, 16 de octubre de 2015

PHILIPPE CLAUDEL, El informe de Brodeck.

No recuerdo quien me recomendó esta novela, suelo apuntarlo pero en este caso no fue así, seguramente leí la reseña en alguno de los blogs habituales que visito. Decidí llevármelo en mi viaje de este año porque me pareció, por su tema, que podía acompañarme en las reflexiones y emociones que me esperaban en el país al que me dirigí, y acerté. He visto lo innombrable como lo vio el protagonista de esta novela, solo que él lo padeció como víctima, he sentido el horror que él vivió, he paseado por calles, cementerios y templos de quienes fueron perseguidos. Y en los momentos de descanso he leído esta novela que me aportaba información vital de cómo había sido posible la barbarie. Utiliza palabras que significan mucho y poco, metáforas muchas veces, como hicieron los verdugos. 


Brodeck, el narrador, escribe un informe sobre el suceso ocurrido en la fonda Schloss, el suceso, o el drama, o el incidente, o el Ereigniës:
… palabra curiosa, llena de brumas, espectral, y significa más o menos “lo que ha ocurrido” (…). El Ereigniës, para calificar lo incalificable (12).
Lo incalificable le sucedió a De Anderer, el Otro:
…quizá porqué, además de venir de no se sabía dónde, era diferente, y de eso yo sí que entendía; a veces, debo confesarlo, incluso tenía la sensación de que éramos la misma persona (12).
La novela, publicada en 2008, tiene 280 páginas que no podemos dejar de leer hasta acabarla, su final es otra metáfora que no desvelaré aquí. Un final soberbio para una extraordinaria novela que recibió el premio Goncourt des Lycéens 2007.

Philippe Claudel (Nancy, 1962), ha sido profesor en liceos y en la Universidad de Nancy II, donde impartió clases de Antropología cultural y Literatura, y además es guionista de cine y televisión. Escribe novelas y relatos desde el año 2000, en el 2008 se estrenó la primera película escrita y dirigida por él: Hace mucho que te quiero.


El informe de Brodeck trata de una guerra, vivida en un pequeño pueblo de las montañas que no sabemos a qué país pertenece. A través del informe, y del relato que escribe en paralelo Brodeck sobre su vida, conocemos a los  pocos habitantes del pueblo un año después de acabada la guerra y al propio protagonista que no nació en él sino que, como consecuencia de sucesos violentos, llegó de niño en la carreta de una mujer mayor, Fédorine, que lo acogió como a un hijo. Brodeck nos cuenta que a lo largo de su vida:
He aprendido a no hacer demasiadas preguntas, así como a adoptar el color de las paredes y el polvo de las calles. No es tan difícil. No me parezco a nada (14).
Pese a este útil aprendizaje, Brodeck se ve envuelto en numerosos sucesos, fuera y dentro del pueblo, que nos permiten reflexionar sobre la naturaleza humana. Un aspecto que recorre la novela, y que es casi otro personaje, es el miedo:
… como si desde ese día [el del Ereigniës] el miedo se hubiera convertido en mi ropa. Una ropa que todavía no he conseguido arrancarme; muy al contrario: me aprieta como si encogiera semana a semana (42).
Brodeck conoce a diversas personas que le acompañan en su vida hasta el momento en que elabora el informe. Algunos de estos personajes, víctimas como él o personas inocentes, rodean a Brodeck: Fédorine; su amor, Emélia, una bella mujer que sufrirá las consecuencias de la guerra que llevaran a Brodeck al campo; su hija Poupchette; un anciano que acoge al protagonista cuando acaba la guerra y vuelve del campo de prisioneros; o el propio Anderer. Otros personajes, cercanos al protagonista, personas “normales” que tendrán ocasión de desarrollar su naturaleza malvada amparándose en el poder, o en la masa, nos muestran lo peor de la naturaleza humana.
Seguramente, esa es la gran victoria del campo sobre los prisioneros: unos están muertos y los que como yo consiguieron sobrevivir siempre guardaran un poso de suciedad en lo más profundo de sí mismos. Nunca podrán volver a mirar a los demás sin preguntarse si en el fondo de las miradas que cruzan no brilla el deseo de acosar, de torturar, de matar. (…) Creo que nos hemos convertido, para el resto de nuestra vida, en la memoria de la humanidad destruida. Somos heridas que nunca se cerrarán (134-135).
La novela nos recuerda lo fácil que puede ser que aflore la maldad incluso en un pequeñísimo pueblo aislado en las montañas cuando se actúa en masa.
Hace mucho tiempo que evito las multitudes.…la muchedumbre en sí es un monstruo.…no hay muchedumbre feliz. Detrás de las sonrisas, las risas, las músicas y los eslóganes hay sangre que se calienta, sangre que se agita, sangre que gira y enloquece… (156).
Para ofuscar las mentes, bastan la ira y el odio. No hay aguardientes más fuerte (171).
Pero las víctimas también conocen la mezquindad… por muy grande que sea un hombre, nunca está a la altura de sí mismo. Es una imposibilidad inherente a nuestra naturaleza (202).
 Claudel escribe con una prosa bella y envolvente con la que nos regala una parábola rica en matices con todo el potencial de su literatura. Por medio de sutiles pinceladas y estampas hábilmente insertadas en la corriente principal del relato hace el recuento de lo ocurrido en el siglo XX casi sin mencionarlo.Una novela extraordinaria que será difícil de olvidar.

58 comentarios:

  1. "La novela nos recuerda lo fácil que puede ser que aflore la maldad..." Y me asusta cada vez más esta facilidad, me asusta cada vez más como somos capaces de convertirnos en monstruos...
    Pero leeré esta novela, por su temática y por su autor, que hasta ahora no me ha decepcionado.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mi, llevo mucho tiempo dándole vueltas a este tema que me parece crucial como ser humano. Y conforme indago en esa maldad que es capaz de desarrollar el ser humano se me abren nuevas dudas y preguntas. Y lo peor, se instala en mi una especie de escepticismo sobre el futuro de la humanidad que veo con pesimismo creciente.

      Espero que te interesé.

      Abrazos!!

      Eliminar
  2. Mmmm cómo me ha gustado tu reseña, esta novela huele a rico desde las pastas , me la apunto y si me permites tb te copio algo con lo que estoy absolutamente de acuerdo .. hoy viendo las noticias y la teatralización tragicómica escenificada antes el TSJ de Cataluña podía haber servido de pie de foto ...

    "...Hace mucho tiempo que evito las multitudes.…la muchedumbre en sí es un monstruo.…no hay muchedumbre feliz. Detrás de las sonrisas, las risas, las músicas y los eslóganes hay sangre que se calienta, sangre que se agita, sangre que gira y enloquece… " AMÉN.


    Muchos besos LAURA y gracias siempre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡No me hables del tema que me enciendo!! Y lloran y todo, ¿hay algo peor que ver a los patriotas llorar? Dan un miedo impresionante.

      Ese fragmento le va que ni pintado. Una de las perlas de esta novela, hay muchas más.

      Gracias a ti. Un fuerte abrazo y buen fin de semana!!

      Eliminar
  3. ¡Cuánto me alegro! No olvide Almas grises y sin embargo, no leí nada más del autor. Todas las reseñas iban más en la línea de La nieta del señor Lihn. Por como describes este libro, el estilo, los adjetivos que usas estoy seguro que lo voy a disfrutar tanto como tú. Me alegro porque me he llevado una gran decepción con un Goncourt, porque no me reconcilio con las letras francesas que son también parte de mi bagaje y porque este libro sí que va a sacarme del hastío de pasar el dedo índice por la biblioteca y tener que saltarme un título francófono. Y como es costumbre no puedo ya leer una reseña tuya sin música, la lista de reproducción es maravillosa, mi favorita Ay düsunçe, una maravilla. Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me apunto tu propuesta, fíjate que me ha dejado tan satisfecha esta que no se me había pasado por la cabeza buscar otra. ¿Es posible otra novela tan redonda? Ojalá!!

      Sí, sí, ya veo que tienes un desencuentro con la literatura francesa, a ver si lo apañamos con esta ;)

      Me alegra que te acompañes con música en mi casa.

      Un beso!!

      Eliminar
    2. Terminado y recién reseñado, muy fresquito. Una maravilla de libro, mejor que Almas grises con creces y me ha recordado a Coetzee, todo eso lo detallo en la reseña :)

      A todo esto, no me quito los acordes de The lady was to blame de la cabeza, los arreglos son ESPECTACULARES por no hablar de la voz, he tardado en escribir esto un cuarto de hora jajajaj :)

      Eliminar
    3. Voy a ver la reseña!! Me alegro que te guste "The lady...".

      Abrazos!!

      Eliminar
  4. Tomo nota, me gustó tu reseña.
    Besos!!!


    "Nos envejece más la cobardía
    que el tiempo, los años solo
    arrugan la piel, pero el miedo
    arruga el alma"

    Facundo Cabral.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perfectos los versos de Cabral. Me los llevo al lateral ahora mismo.

      Gracias siempre por tus regalos.

      Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  5. Creo que me lo voy a leer en breve, porque leí La nieta del señor Linhl y me apetece retomar.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo anoto la que tú has leído y te ha dejado con ganas de seguir leyéndolo.

      Besos!!

      Eliminar
  6. Fue el primer libro de Claudel que leí. Creo que el análisis que hace el autor de la condición humana es estremecedor. Seguramente es una lectura para recomendar a todo el mundo. Veo que está leyendo a Carsten Jensen. A mí me encantó.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debió ser en tu blog dónde lo encontré visto que no lo han leído los habituales.
      Por mi parte la he recomendado y han quedado impactados con su lectura.
      Síiii, esta la anoté de tu blog, en este caso lo tengo apuntado. Acabo de empezarla.

      Salud-os!!

      Eliminar
  7. De este autor conozco solo uno de sus libros "la nieta del señor Linh", un libro igualmente recomendable. Me lo apunto como pronta lectura.

    Un abrazo¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te va a gustar Emilio Manuel. Ya contarás.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  8. Me gusta la prosa de Claudel. Éste lo tengo apuntado desde hace tiempo, pero aún no he ido a buscarlo. Casualmente, mi lectura de hoy en día aborda casi la misma temática: la maldad, la mezquindad y el egoísmo que aflora en situaciones extremas, como la de un campo de concentración. Me alegra saber que nuestras lecturas transitan caminos similares.
    Gracias por reforzar, con tus líneas, mi interés.
    Un gran abrazo, U-to!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, nos estamos prparando para una tertulia virtual en la que podamos intercambiar impresiones. Ya me contarás qué lees. Acabo de terminar hace poco unos ensayos magníficos que te recomiendo encarecidamente de IMRE KERTÉSZ, Un instante de silencio en el paredón. El holocausto como cultura.

      Un gran abrazo y buen fin de semana!!

      Eliminar
  9. ¿Sabes, me parece en este momento, qué las lecturas van dejando semillas, que transportan en algunas frases de sus párrafos y que crecen en nuestra mente, ánimo o espíritu, para no discriminar creencias, cuan. peligroso vocablo es éste, Y el fruto que dan es hambre de saber más y más? Leer podría ser una de las actividades neutras e inocentes. que jamás podrán desembocar en el reconocimiento de un error. Por tanto debe ser un vício con origen divino. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una estupenda manera de expresarlo, semillas esparcidas aquí y allí que van fructificando ¿Habrá buena cosecha?

      Uno de los peores vocablos, sí.

      Un vicio con origen divino, tendré que reflexionar antes de darte la respuesta.

      Besos!!

      Eliminar
  10. Me gustó muchísimo esta novela, las maneras de Claudel de embaucar y las pinceladas como bien utilizas para describir la lectura, pero te cuento lo que me pasa ahora con ella.
    Tengo un grupo de amigos que hacemos un "club de lectura", se hacen propuestas y se votan. El hacer propuestas tiene algunas "normas" y una de ellas es que ninguno de nosotros lo haya leído, pues bien, era el que me faltaba de Claudel, un autor que me encanta (Aromas, el que más). Ganó El informe de Brodeck, lo leí hace tiempo, salí admirada pero temiendo que no cuajase..., y así está siendo, aún no hemos hecho el debate pero me temo lo pero (de esta me echan, jajajaja).
    Tu reseña ha sido un alivio (me siento menos sola).
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué sorpresa, bueno, a ver que cuentan quienes no les cuaja esta novela, me gustaría saberlo, para mi es de lo mejor que he leído este año. Pero estoy acostumbrada a que sucedan estas discrepancias. Desde luego a mi siempre me hacen pensar cuando las conozco.

      Abrazos!!

      Eliminar
    2. Ya te contaré como termina el asunto, pero los que ya lo han leído dicen que no, no les gustó :/ A mi también me da que pensar :)

      Eliminar
  11. Leerte, querida amiga, hace que uno tiemble... Que gran verdad... El terror siempre nos acecha, está a nuestro lado... Nos produce miedo pensar en todo lo que ha pasado y puede volver a pasar...

    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, no es mi intención, pero... estoy embarcada en lecturas sobre la condición humana que hacen temblar, sí.

      Un gran abrazo y buen fin de semana!!

      Eliminar
  12. ¡Hola!
    Hace tiempo que le tengo ganas a este libro. Tiene algo que me llama. A ver si consigo leerlo pronto.
    Estupenda reseña.
    ¡Nos leemos! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que si lo lees no te defraude. Gracias!!

      Eliminar

  13. Entro en tu casa, abro el cofre y me voy con las manos llenas de tesoros...
    de música (Zaz, Café Anatolia, Cecile McLorin Salvant),
    de pintura (Izzuyana Suhaimi, Rafael Jaramillo),
    de poesía (esta vez de la mano de Adriana Alba que te/nos regala a 'Facundo Cabrales') que tan bien conecta con lo que nos cuentras...
    y, por su puesto, de libros, esas lecturas a través de las cuales nos guías...

    Sin duda, eres uno de los placeres de cada semana... ;)

    Besos, petons, muxus y un fuerte y cálido abrazo!!

    :)

    PD: Anotado queda al igual que otros dos del mismo autor que han sido mencionados por algunos de tus comentaristas: 'La nieta del señor Linh' y 'Aromas'.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que recuerdas que cuando nació el blog mi idea era esa: un CAJÓN DE SASTRE donde cabía todo. Luego, las circunstancias y las reacciones a esa variedad de temas por parte de quienes me comentaban, me condujo a dejarlo solo dedicado a la literatura, pero el MARGEN va a su aire y ahí todo es diferente. Tú eres una de las personas que más en cuenta lo tiene, así que gracias por apreciarlo.

      El miedo de la víctima, del débil, del inocente... es más miedo. Aunque estoy contigo que la maldad puede aparecer en cualquier persona.

      Feliz semana!! Muchos abrazos y besos!!!

      Pdt: me voy de viaje, así que rompo con esa rutina que tan odiosa me resulta a veces.

      Eliminar

    2. PD: Buen viaje!! Que lo disfrutes mucho!! Sí, viene bien romper con la rutina de vez en cuando, de cuando en vez... ;)

      Besos y abrazos de lunes!

      Eliminar
    3. Gracias!! Ya estoy de vuelta :))

      Abrazos y buena semana!!

      Eliminar

  14. PD2: 'Maldad' y 'Miedo' no distinguen entre unos y otros, de un lado o del otro... se esté donde se esté... funcionan y se sienten igual...

    ResponderEliminar

  15. Tiene que ser muy horroroso tener que aprender a no hacer demasiadas preguntas, cuando el hombre es curioso por naturaleza. La guerra es el horror que engendra horrores.

    Un abrazo

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El miedo es tan poderoso como para obligar al ser humano a invisivilizarse para no llamar la atención. El totalitarismo y la guerra son lo peor que le puede tocar vivir a una persona. Tienes toda la razón.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  16. Hice un comentario en una entrada que no solo no ha sido contestaado, sino además borrado. Una opinión sin faltar a nadie, solo expresando mi opinión. Además de leer muchos libros obviables como señalé, parece ser que hay que hacer la pelota como todos tus seguidores. En este país la crítica no sienta bien, sino no se huniera borrado mi comentario, lo peor es que en este sitio no se permite la libertad de expresión y más cuando se hace de forma correcta y sin faltar el respeto a nadie.
    A parte de leer tanto como dices, deberías respetar las opiniones de los demás, aunque no te gusten y regalen las orejas. La libertad de expresión es algo fundamental, pero tu no la respetas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te avisé, tras responder tus anónimos comentarios, que si seguías cuestionando que no leo lo que reseño o como en el último caso que lo que leo es prescindible sin ningún argumento, te borraría los comentarios. Aquí hay una reseña, habla sobre el libro y podremos debatir pero si afirmas que lo que hay aquí no vale nada sin más, no tengo porqué aguantarte tus rollos.

      Y vuelvo a decírtelo, si quieres que hablemos de novelas, hablamos sin problema y podemos discrepar, no tengo ningún problema. Pero no vengas a repetir siempre lo mismo porque si este blog es una estafa no sé porqué insistes en venir por aquí.

      Eliminar
    2. De lo leído, ni es comentario ameno,
      ni aporta nada sobre el tema
      o el autor de que se trata en ésta ocasión
      y sí hubiera en este palacio una mazmorra de papel.
      No hubiera mejor cuestión
      para estrenar los barrotes de tinta
      que dedicarlos a transformar a ésta
      condenada, a base de redimir la impuesta pena,
      de ostracismo por mosca cojonera,
      que unas clases obligatorias de ortografía.
      ¿Y porqué no?
      De urbanidad y educación.

      Eliminar
    3. Pero que hermoso te ha quedado, jajajajaja

      Besos!!

      Eliminar
  17. Claudel es una de mis debilidades, hasta ahora he leído "La nieta del señor Linh" y "Aromas" (que es el que más me ha gustado de los dos), el resto de su obra traducida, incluído este "El informe de Brodeck" los tengo reservado para esos momentos que yo llamo "lecturas certeza", porque sé que serán lecturas especiales, que me gustarán. Por si tenía alguna duda, confirmas que me encontraré a ese Claudel sutil y lleno de matices que tanto me gusta.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me das una gran alegría. Parece por lo que dices que he topado con un autor que encaja en esas "lecturas certeza", así que no lo voy a "soltar" hasta agotarlo poco a poco.

      Abrazos!!

      Eliminar
  18. Sí, el rebaño deja de ser humano,y azuzado por una bandera o un dios, es capaz de destruir todo a su paso.

    ResponderEliminar
  19. Leí "La nieta del señor Lihn" y "Almas grises", en ambas encontré ese estilo tan particular de Claudel de contar las cosas de manera sutil. Me gusta mucho este escritor, así que seguiré leyéndolo.
    Y también recomiendo sus películas, además de la que comentas, también tienes que ver "Silencio de amor"
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a buscar las películas, sí.

      Y todas sus obras...

      Abrazos!!

      Eliminar
  20. A principios de año me estrené con Claudel y me dejó encantada: su prosa me parece verdaderamente remarcable, a tener muy en cuenta. Me toca descubrir todas sus obras y esta por supuesto, toma relevancia especial después de una reseña como la tuya. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya somos dos, no sé cuál leíste pero también es mi primera obra.

      Abrazos!!

      Eliminar
  21. Hola Uto! He leído este libro hace muchos años, también "Almas grises" (que me pareció inferior) y vi esa hermosa película "Hace mucho que te quiero", con Kristin Scott Thomas haciendo de madre atormentada (tengo imágenes aún de esa peli).
    Sinceramente no recuerdo detalles de este libro. Sí que me gustó mucho, que era elusivo en lo que realmente había sucedido, que se desenvolvía en la medida que los personajes lo hacían, y mostraban su reales rostros.
    Claudel no elude lo que podríamos llamar "la miseria latente en la naturaleza humana". Podría elegir otros temas, y vender más libros, porque talento literario le sobra. Pero es fiel -me da la impresión- a su llamado, y éste es su tema. Lo que recuerdo de estas tres obras suyas es que no se regodea en el morbo, puede escapar de caer en ello, y finamente nos da una visión de todas las voces, de todas las circunstancias y el contexto. Para no caer en el maniqueísmo facilón.
    Esa es la idea que tengo hoy de su obra. Pero, me pregunto, si mi memoria no está haciendo una selección sesgada de los recuerdos -no sería la primera vez-, y quedándose con lo que me es más familiar o afín. Imposible saberlo sin volver a leer el libro. Así que por eso confío en tu lectura.

    Dicho sea de paso, comparto contigo esa indagación que tu mencionas por qué nos pasa, qué nos está pasando, con el tema de la maldad. ¿Siempre existió esta tendencia a aprovecharse del otro? Pareciera que sí, porque está mencionado en los orígenes de las religiones (pecado "original", etc).
    Pero más interesante, o importante -para mí, al menos- es qué hacemos, cinco mil años después de tener el Decálogo, u otras normas morales similares, por qué sigue existiendo la maldad. ¿Es inherente al hombre, a su "naturaleza"? ¿Hay, como sostenía Freud, por mencionar un antecedente no religioso, una tendencia al tánatos? ¿Cómo se lidia con eso? ¿Cuál es el rol de la literatura en todo esto?
    Tal vez más que paradigmas morales sean necesarios relatos, narraciones, verosímiles. O la encarnación realista de esos valores en personas de carne y hueso, de debilidades, temores y ambivalencias. Sobre gente que sufrió los efectos devastadores de la maldad y sobrevivió a ellos. Para indagar en sus motivaciones, en lo que le dio sentido a sus vidas durante ese trance, y a posteriori.
    Gracias por esta reseña y por tu "línea editorial". El que hayas elegido estos temas (y consecuentemente estos libros). Has elegido el camino difícil. Mucho más sencillo es reseñar sobre otros libros y otros temas, pero se ve que esto es lo que llevas dentro, y no lo esquivas. Bravo. Nunca es fácil hacer contacto con el dolor y perseverar en eso, indagar en eso.
    Yo te sigo. Leerte me hace pensar, me hace bien.

    Bueno, no me alargo. Te agradezco mucho por tu reseña. Yo sigo con mi amigo Coetzee (ya a esta altura de su sexto libro me considero amigo :) ), profundo en su disección de los meandros de la psique/alma humana, mordaz, implacable, pero nunca cínico. Le agradezco mucho eso. Sus personajes somos todos.
    Le debo una reseña, pero aún no me animo. No sabría hacerle justicia, salvo que haga copiar y pegar....
    Saludos Uto

    (Verás que ayer escribí una reseña, pero hoy me desperté temprano y la borré. Anoche estaba cansado y escribí algo casi de compromiso. Pero tu post merecía algo mejor ;P. Más pensado, y por ello más propio, más sincero)
    Saludos)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aciertas con ese poso que te ha dejado la lectura de las dos obras y la película. En efecto, teniendo en cuenta esta que he leído y tengo reciente, coincido con esta afirmación tuya:
      No se regodea en el morbo, puede escapar de caer en ello, y finamente nos da una visión de todas las voces, de todas las circunstancias y el contexto.

      Elude los hechos concretos, históricos, no sabemos ni donde ni cuando se desarrolla la historia, sin embargo no elude el contenido: la naturaleza humana y las posibles respuestas en un momento de crisis, especialmente si se trata de una guerra, pero no hace falta llegar a esos extremos para que aparezca la maldad.

      Todos esos interrogantes que planteas sobre la maldad son los míos. Ahí estoy dándole vueltas y más vueltas, mi última lectura al respecto es de Imre Kertész, alguien que padeció la maldad y escribe sobre ella y aunque no mucha, alguna esperanza da. Me gustó cómo acaba la obra que he leído, Un instante de silencio en el paredón. El holocausto como cultura:

      Soy un emigrante que sigue aplazando el momento de ir a buscar sus documentos de viaje. De hecho, no es tan urgente. Mientras, por qué negarlo, me he instalado aquí con bastante comodidad. Tengo un estudio donde trabajo, y un par de ojos azules acompañan mi vida. Obligado a confesarme, admito: soy feliz. Pero no está mal tener la maleta siempre preparada en la habitación, al menos como advertencia.

      Creo que ya te comenté que he leído alguna novela de Coetzee: La edad de hierro y Desgracia, y tengo alguna otra de sus obras pendientes. Una reseña tuya me animaría seguro a retomarlo. Te animo a hacerlo Josebla, seguro que merece la pena leerla.

      Gracias por tu aprecio hacia esta reseña, leí la de "compromiso" y me gustó, pero esta es mejor.

      Salud-os y un abrazo!!

      Eliminar
    2. Hola Uto. Me alegro que ambas te gustaran. No contaba con tu velocidad ;P.
      Todo un tema este el de la maldad. Todas las palabras que uno lea (y más las que escriba) pueden parecer superficiales ante el contacto con el dolor, sobre todo el dolor deliberadamente provocado. Como decía Pasternak, las palabras de un hombre (me imagino que también incluía a las mujeres...) siempre son más grandes que ese hombre. De todos modos hay libros que nos acercan a una mejor comprensión, si cabe. Cada uno tiene autores que te tocan la fibra. Conmigo se da (últimamente) con Coetzee (en 2011 fue Bellow, antes -y siempre, Isaak Dinesen/ Karen Blixen, la danesa-). No sabría explicar por qué él y no otros, ni me animaría a asegurar que es mejor que otros. Yo sé que lo leo y le creo. Su narrativa, es muy autobiográfica, pero él juega con eso. Su personaje suele ser limitado, y hasta carente de gracia. Muy real, no intenta venderte nada, ni demostrar lo listo que es el autor al burlarse de sí mismo, ni en el otro extremo, tampoco se victimiza. Me da la impresión de ser un hombre que se conoce mucho a sí mismo, y que se da la importancia que tiene. Y con esos elementos arma unos relatos que para mí son muy literarios y muy humanos. He comprado dos libros de ensayos y de entrevistas, a los que les he sacado el jugo parcialmente (toda su parte de crítico literario me excede, no conozco sus fuentes anglosajonas), pero me han servido para confirmar esta imagen. La de un hombre calmo, que ha visto horrores, que sea ha visto a sí mismo y mirado en ese espejo y no a su yo diealizado, y que ha sobrevivido a todo eso para ponerlo en palabras, en palabras literarias. Gran mérito. Muy grande, para mis ojos.
      Bueno, me extendí (de nuevo); es que me tiras de la lengua con JMC.
      Bueno, Uto, nos seguimos leyendo. Para mí un gran placer visitar tu casa, siempre tan acogedora
      Un abrazo

      Eliminar
    3. No, no, me he debido expresar mal, no he leído más que esta que reseño. Pero en base a esta me encaja lo que afirmabas de las dos leídas por ti.

      Un tema, el de la maldad, que supongo que tiene ese carácter universal e irresoluble aunque yo me he obstinado en llegar a algunas conclusiones (veremos si lo logro).

      Siempre digo que es la clave de una novela, creerse lo que se lea por disparatado que pueda parecer a priori. Si no te crees la historia todo hace aguas y es un sinsentido.
      Mis autores favoritos se mueven por la literatura mitteleuropea, lo que no quiere decir que margine la norteamericana y la sudamericana. Sería largo de precisar.
      Tengo pendiente Infancia...

      El placer es mutuo.

      Buenas noches y un abrazo!!

      Eliminar
    4. Vale, Te entiendo. Yo también prefiero la centroeuropea (e inglesa) al boom latinoamericano.
      Y te recomiendo no meterte con Infancia. Primero lee Juventud, o mejor Verano, una autobiografía en forma de novela/ reportaje, pero desde el punto de vista de los personajes de su vida. El personaje (Coetzee), supuestamente ya muerto, se va armando progresivamente, desde las perspectivas de sus convivientes en una línea de tiempo. Una maravilla, y una genialidad formal. Una reformulación del género, sin lugar a dudas (lo dicen los críticos, no este humilde bloguero). Abraxo

      Eliminar
    5. Lo anoto. Buscaré Verano, gracias!! y abrazos!!

      Eliminar
  22. Lo leímos en el club de lectura La Recolectora hace tres años y todavía recordamos en muchas ocasiones el impacto que hizo en cada cual y en el grupo.

    Ciertamente, un libro que no se olvida. Que teje el tapiz de nuestras existencias cuando tenemos que enfrentar lo diferente en una sociedad que cultiva la agresividad.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se olvida, no. Te deja un regusto amargo pero, a la vez, de leer algo muy auténtico y que se aproxima a las claves de la naturaleza humana.

      Abrazos!!

      Eliminar
  23. Llevo meses sin leer nada y sin siquiera pasearme por interne a leemos a vosotros así que no creo que este libro que recomiendas entre en mi lista de pendientes y que estoy retomando

    Te dejo un fuerte beso cielo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En otro momento será, pero no olvides el nombre del autor.
      Leo tus palabras y me da la impresión de que has pasado por una situación de crisis de la que parece que estás saliendo, ojalá me equivoque y sea todo lo contrario. Si no me equivoco, espero que esté acabando y espero leerte por aquí y por tu espacio.

      Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  24. Me gustaron mucho tanto "Almas grises" como "La nieta del señor Linh" así que en algún momento lo leeré.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me he hecho con Almas grises, ya me pondría a leerlo por lo bien que me habláis de esta novela.

      Abrazos!!

      Eliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...