domingo, 18 de junio de 2017

IMRE KERTÉSZ-PÉTER ESTERHÁZY, Una historia: dos relatos

Este es uno de esos libros que una compra porque no quiere perderse ni una sola palabra de un escritor por el que siente un profundo amor y una inmensa admiración. Ese amor se manifiesta en una profunda coincidencia en la manera de entender, sentir y ver la vida. Tal es la magnitud de dicho amor que salta barreras de género, de edad y de nacionalidad. Ese escritor es Imre Kertész. 


Es difícil, pese a ser interesante, que pueda recomendar estos dos relatos a alguien que no comparta ese sentimiento por Kertész o, quizás, por Péter Esterházy. No he leído a Esterházy aunque tengo su monumental obra, Armonía celestial, que espero leer algún día. Kertész escribió “Expediente” y Esterházy “Vida y Literatura” cuando se encontró en una situación parecida a la que Kertész describió en “Expediente”, así lo explica cuando dice: 
Resulta que al oír esa frase surgió en mi interior, como una visión sangrienta, maldita literatura, el texto de Imre Kertész (…) que eleva (o más bien empuja hacia arriba) una historia de aduana de este tipo, hasta alcanzar el grado de una interpretación de la vida (Esterházy, p. 71). 
En efecto, el texto de Kertész es excelente, hasta el punto de convertir la anécdota de un viaje frustrado a Viena (desde Budapest) en una muestra de la distopia socialista húngara, de cómo hace valer la autoridad el poder del que dispone con el único objetivo de que el individuo se sienta menos que nada, sujeto de la arbitrariedad y humillado. Todas las citas son de Kertész: 

1. 
A estas alturas, no creemos ya en nada; sordos y ciegos tanto a la verdad como a la mentira… (9). 
2. 
Me gusta viajar; a decir verdad, solo me gusta viajar. Siempre he sido un buen viajero y un mal llegador, (…). Me gusta estar de viaje, esto es, en ninguna parte (15). 
3. 
Empieza a adueñarse de mi esa sensación determinada que tan bien conozco a raíz de mis experiencias vitales (…). La sensación es de calma y de entrega. Es la misma disposición con que uno se encamina hacia su funesto destino, (…) nos hemos convertido en piezas de una estupidez mecánica que –a nuestro juicio- es del todo ajena a nosotros (…). (20-21). 
4. 
(…) el ciudadano atormentado desde hace décadas, adiestrado, lesionado en su conciencia, en su personalidad y en su sistema nerviosos y quizás hasta herido de muerte… que, de hecho, era más un prisionero que un ciudadano (32). 
5. 
Seis décadas de diversas pero siempre monótonas dictaduras y ahora esta dictadura restante todavía sin nombre me han destrozado la inmunidad que se alimentaba de paciencia, de paciencia gratuita (40). 
Kertész siempre me tiene preparadas sorpresas, esta vez ha sido la manera de denominar a quien tiene cierto micropoder y lo usa para humillar y amedrentar (o lo intenta), son esos hombres que pasan desapercibidos y que cuando las circunstancias les otorgan un poquito de poder se crecen y lo ejercen: son los hombres grises. Así los llamo yo y así resulta que los llama Kertész en este relato.

29 comentarios:

  1. Yendo a tu último párrafo, si no me equivoco, algo así decía Foucault en 'Microfísica del poder'.
    Todo el texto que resaltas tiene una connotación pesimista, propia de la realidad del autor (Kertész).
    Quizás no sea un libro para cualquier lector; más bien parece destinado a quien le interesa la sociopolítica. De cualquier manera, tendré que hojearlo.
    Tus líneas me recuerdan al gran Fernando Pessoa quien, en su 'Libro del desasosiego' escribió:
    'Necesitar el dominio sobre los demás, es necesitar a los demás. El jefe es un subordinado.' Colosal.
    Un gran abrazo, U-to.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro muy sencillo, creo que puede interesar a cualquier lector/a, es muy breve y son dos relatos que se leen con facilidad. Su sencillez no le resta un ápice de interés, de profundidad sobre la condición humana.
      Kertész, como yo misma, no es optimista con el futuro de dicha naturaleza humana, ni con el futuro político que podemos esperar. Quien desee no ver lo que ocurre a su alrededor es mejor que no le lea, es (era) un observador minucioso de la realidad.

      Muy muy buena esa afirmación de Pessoa, muy acertada.

      Un gran abrazo (con un calor desatado)!!

      Eliminar

  2. 'Imre Kertész'... parece que es una especie de alma gemela para ti...
    Y para él... 'Péter Esterházy'.
    Así lo he entendido al leerte... pero tal vez no lo he comprendido bien...

    No parece una lectura para masas, ni para pasar el rato precisamente...

    No digo que nunca lo leeré, pero no es mi momento de hacerlo.

    Supongo que si aún no has terminado ya con el último trimestre lectivo, éste está dando sus últimos coletazos...
    Que puedas disfrutar pronto de tus merecidas vacaciones! ;)

    Besos y cálido abrazo 'on the rocks' (que el calor aprieta desde bien temprano)!!

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo es, un alma gemela inesperada.
      Para Péter Esterházy, Kertész es una alma gemela, no al reves.

      Como he dicho a Marcelo es una lectura para cualquier lector/a interesada en la naturaleza humana.

      En los coletazos andamos, los más desagradables.

      El odioso calor ha desembarcado y de qué manera... puajjjjj

      ;)) Besos y abrazos!!

      Eliminar
  3. Los textos que nos muestras son muy estimulantes. Gracias, una vez más.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te gusten y me alegra verte por aquí.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  4. No he leído a ninguno, pero ganas entran tal como los pintas.
    Muy de acuerdo con tu último párrafo, yo también les llamo grises u hombrecillos... y hay más de los que creemos y... son aborrecibles!!
    Por aquí antes se decía "si quieres saber cómo es Juanillo, dale un carguillo".
    Este blog es un placer, te felicito. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por desgracia, hay muchos "hombres grises", ese refrán es genial, no lo conocía y me lo apropio ahora mismo :))

      Kertész es muy muy recomendable.

      Gracias Índigo, todo un honor que lo digas tú.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  5. Pensé en leer:"Sin destino" . Creo,que lo dejare para después del verano.
    Me ha encantado la entrada y me quedo con:"Siempre he sido un buen viajero y un mal llegador".
    Y lo de los hombres grises haberlos haylos ,quieren dominar y dan miedo por sus carencias y sobre todo por su poder.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin destino es el primer libro suyo que leí y quedé hechizada para siempre, una lectura excelente.

      Pretenden mandar, pero la autoridad no se la ganan por su grisura, o se imponen por la fuerza o no son nada.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Kertesz es de los pendientes y tus palabras ayudan a entrar en su mundo.
    Hombres grises con tanto éxito que parece que se multiplican cual epidemia. La querida y admirable Hannah Arendt supo muy bien retratarlos y Michael Ende nos ayudó a entenderlos.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy una rendida admiradora de su obra por muchos motivos, me falta poco para leerla toda y voy escanciando lo que me falta para que no se me agote (claro que luego releeré, pero no es lo mismo).

      Muy cierto, son una epidemia, por fortuna yo me rozo con pocos, pero alguno se me ha cruzado en el camino recientemente, en fin... Muy de acuerdo con lo que dices de Arendt y Ende (a este último lo tengo más olvidado).

      Salud.

      Eliminar
  7. Difícil no dejarse contagiar por tu amor por Kertész. Y este libro de alguna forma me ha dicho "es para ti" (o sea, para mí) :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy convencida de la necesidad de contagio a través de Kertész :))

      Un abrazo!!

      Eliminar
  8. A Kertész lo tengo pendiente en unos relatos, que me regalaron hace un tiempo. Ya va subiendo a la superficie de la pila de libros en espera.

    Entiendo la conexión-comunión que comentas. Es para sumergirse en ella una y otra vez.

    Abrazos (de tormenta que se agradece).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Normal, él es paciente, pero flota para llegar a ti (jajaja).
      Es difícil lograr esa conexión con un escritor/a, pero cuando tienes la fortuna de encontrarla... hmmm... es maravillosa, no hay palabras para describirla.

      Abrazos de tórrido calor (como odio ese calor que me aplatana).

      Eliminar
  9. Sabes? Me pongo a pensar en todos estos escritores que criticaron el sistema comunista, desde los que citas, o a los clásicos, Orwell , Huxley, Hrabal, Kis, Solzhenitsyn .. Incluso a los que criticaron un sistema capitalista o al menos su representación, su expresión, su historia real, desde el realismo sucio norteamericano, a poetas, muchos poetas, Malraux, Maya Angelou, Grace Paley, Mailer, Sontag, Goytisolo, , Hemingway.... no sé supongo que muchos, Y me pongo a pensar, qué escritores -que no ensayistas-, hacen crítica social mínimamente contestataria, ´mínimamente fuera de las fotos, mínimamente parecida a aquellos.... Y desde más allá de la estética, profundizando -excavando- en la estética no hay nada....o yo no conozco, que eso debe ser...


    cuídate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos sí tengo 6 libros de Pramoedya Amanda Toer, pero aún no los he leído, todo hay que decirlo.:)

      Eliminar
    2. IMRE KERTÉSZ (él estuvo fuera de la fotos durante años y años y años...).

      Tiene una autenticidad que me llega a lo más hondo. Pero es posible que a ti no te guste.

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Tendré que conocer a este señor al que se le dan mejor los viajes que las llegadas. Siempre creí que soy mejor cuando soy extranjero.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ser extranjero de vacaciones es fantástico, coincido contigo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Que cierto todo, amiga... Que cierto... Y sobre esos hombres grises tienes toda la razon del mundo... Al menor descuento implantan su soberbia y su ansia de poder...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abundan tanto que hay que tenerlo en cuenta para no dejarles que se apropien de la dinámica de la sociedad, son un grandísimo peligro.

      Abrazos!!

      Eliminar
  12. Yo también lo tengo en mi lista, y subirá puestos tras este artículo.
    La utopía comunista da para muchas historias delirantes y tristemente verdaderas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos dos relatos lo explican breve y conciso.

      Eliminar
  13. Poco optimismo tiene Kertesz en la naturaleza humana, en el futuro... O mejor dicho, era muy realista. Porque cada vez hay menos razones para confiar en el hombre. Dos historias que tengo que leer, sin duda.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Opino lo mismo, es realista. Son dos relatos breves que te gustarán (creoooo).

      Besos!

      Eliminar
  14. A mí me impacto "Sin destino". Desde ese momento lo consideré un genio y una persona inmensa.
    De Esterházy leí hace tiempo un libro del que no recuerdo el título, pero no tengo la misma consideración de él que de IK.
    Besitos, un lujo visitarte y aprender, U-topía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también descubrí a Kertész a través de "Sin destino", una obra magnífica.

      Besos Virgi (y gracias).

      Eliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...